Abre en Lleida un banco de alimentos para mascotas

Jordi Segura, el propietario de Roger –el primer canguro doméstico de España–, ha impulsado un banco de alimentos para las mascotas de las personas sin recursos en Lleida. En poco más de un mes Segura ha conseguido centenares de kilos de pienso. Además ha convencido a un grupo de 21 voluntarios que se encargan de ofrecer ayuda alimentaria a los animales de aquellas personas cuyos ingresos no superen los 450 euros mensuales.

El Banco de Alimentos para Mascotas de Lleida es en realidad una extensión del Banco de Alimentos, con sede en Montornès del Vallès. Allí, la protectora de animales Amics per Sempre decidió organizar donaciones de pienso a raíz de la crisis y de encontrarse con un alud de familias que entregaban a sus mascotas por no poderlas alimentar. La iniciativa ya tiene puntos de ayuda en Zaragoza, Madrid y Lleida y pronto abrirá en todos los distritos de Barcelona y en Palma de Mallorca. El presidente de Amics per Sempre, Francisco José Fradejas, explica una tras otra las tristes historias de algunas de las personas a las que ayuda su entidad: “Hemos prestado servicio a más de 5.000 familias sin recursos, en su mayoría parados de larga duración, mendigos, gente enferma que cobra pensiones miserables…”. Fradejas recuerda casos muy duros: “Una vez le entregamos pienso a un mendigo para que alimentara a su perro y descubrimos que tanto el animal como él acabaron compartiéndolo. Ahora, a nivel particular, también intentamos darle comida al dueño”.

Antonio Foix fue el primer receptor de la ayuda por parte del Banco de Alimentos de Mascotas en Lleida. Su último empleo fue en una cooperativa durante la temporada de la aceituna. Ha agotado la prestación por desempleo y ahora sólo cobra el subsidio mínimo. Alimentar a Anubis y a Keyra, sus dos Bulterriers, se le hace cuesta arriba pero recomienda acudir al banco a todo aquél que lo necesite: “Me he podido llevar 28 Kg de pienso y lo agradezco porque los trámites han sido sencillos y la iniciativa es de gran ayuda”.

El local donde el banco guarda las reservas de pienso es el almacén de la bocatería TBL, en la calle Alcalde Costa. Su dueño, Adrián Serrano, conoció la iniciativa de Segura a través de las redes sociales. Serrano se dio cuenta de que el proyecto en Lleida se tambaleaba “por la falta de un local”. El hostelero no lo dudó un momento y ofreció el almacén de su bar, “que es muy grande, como depósito para el pienso”. El local guarda ahora más de 2.000 kilos y desde la bocatería se gestionan las donaciones. Serrano está orgulloso porque “no es un gran esfuerzo personal pero gracias a tener este espacio el proyecto puede seguir adelante y cualquier aportación es importante”.

Francisco Silva trae la documentación para solicitar la ayuda. Es herrero pero también está parado y tiene tres perros a los que alimentar. Un amigo le explicó que podía acudir al Banco de Alimentos y ha tenido que aportar la tarjeta del paro, el certificado de ingresos del núcleo familiar, el de empadronamiento, el DNI y la tarjeta de sus mascotas.

El Banco de alimentos para mascotas de Lleida, replicando el modelo del banco de Montornès del Vallès, ha conseguido organizar varios puntos de recogida de pienso para las donaciones ciudadanas. El primero en sumarse a la causa ha sido la franquicia Dia Alcalde Costa, en la que cualquier ciudadano puede donar sacos de pienso para cualquier animal. Una vez al mes, Amics per Sempre organizará jornadas de recogida masiva para conseguir reponer las existencias del banco de alimentos.

La entidad leridana también ha logrado sumar al proyecto solidario el Centre Clínic Veterinari de Lleida. Gracias a esta clínica, los animales beneficiarios de las ayudas tendrán asistencia básica gratuita y precios reducidos en tratamientos concretos. Paula Arrieta y Ariadna Garcia, veterinarias del centro, explican que a raíz de la crisis “muchas personas se han visto obligadas a descuidar la medicina preventiva”. “Ha bajado mucho el número de vacunaciones, así como las desparasitaciones, lo que puede llegar a suponer un problema de salud pública”, explica Ariadna García, y añade que su colaboración con la asociación tiene el objetivo de “auxiliar a aquellas personas que lo están pasando mal y que no tienen cómo pagar esta asistencia básica”.

Crece la colaboración ciudadana y empresarial
El banco de alimentos de mascotas de Lleida acumula más de 2.120 kg de pienso. Affinity ha sido el primer productor en realizar una gran donación a la entidad, con 50 toneladas de pienso, 2.000 kg de las cuales viajó hasta Lleida. Natural Zoo, la jovencísima empresa de Pau Bonet -un estudiante que reparte comida de mascotas a domicilio-, ha realizado otra donación de 120 kg de pienso.

Con el objetivo de dar a conocer el Banco de Alimentos para Mascotas en Lleida y conseguir donaciones de empresas y ciudadanos, la entidad ha programado una gran recogida mensual -la próxima el 22 de febrero- en varios puntos de la ciudad y contará con la colaboración de los voluntarios. Además, está prevista para el próximo 13 de abril una caminata popular bajo el lema ‘Caminem junts per totes les mascotes sense aliments’. Se espera que 500 personas con sus mascotas recorran juntas los cerca de tres kilómetros de canalización del río Segre entre el Pont de Príncep de Viana y la pasarela de República de Paraguay. La inscripción será gratuita a cambio de la aportación de un saquito de pienso de cualquier medida. Con esta acción, además de difundir el proyecto, el banco incrementará las reservas de comida.

Jordi Segura, el dueño del canguro de Lleida, ahora capitanea un proyecto para ayudar a otras mascotas. “Éstas no tienen ninguna culpa de que sus dueños estemos viviendo esta crisis y entre todos podemos asegurarnos su alimentación y sus cuidados básicos”, considera. Está convencido que si la gente con pocos recursos recibe ayuda, “se reducirá el número de abandonos de animales”.

Cecília López Martínez

Leer este artículo en LaVanguardia.com

Anuncios