Lleida estrena el primer centro comercial de outlets efímeros de Europa

El edificio modernista del Mercat del Pla, situado en el corazón del casco antiguo de Lleida, reabrirá sus puertas, el próximo 1 de abril, reconvertido en el primer centro comercial de tiendas efímeras de Europa. Durante los primeros quince días de cada mes, marcas de moda de primer nivel instalarán sus outlets en este espacio para vender excedentes o colecciones exclusivas con descuentos. Durante la segunda quincena, en la que no habrá actividad comercial, el Mercat se transformará en un desfile non stop de propuestas culturales y gastronómicas.

La empresa que gestiona el renovado Mercat del Pla, JamStores, es la misma que desde 2009 organiza el singular evento REC.0 en Igualada, que dos veces al año convierte las viejas fábricas y curtidurías del barrio industrial en ‘pop up stores’ de moda de marcas internacionales y que atrae a miles de visitantes. El proyecto para el Mercat del Pla en Lleida, sigue la filosofía del REC pero tendrá actividad durante todos los meses del año.

El centro comercial de outlets, además del interior del mercado, cuenta con tres solares y dos locales cerca del edificio, en los que se ubicarán otras tiendas y bares. Por su carácter transitorio y rotativo, está previsto que las marcas usen estos terrenos para organizar actos promocionales puntuales. Para la primera quincena, la empresa textil Desigual está levantando una macroestructura de madera con una cúpula de gran altura en uno de los solares. Frente a esta megatienda, se está instalando una zona de restauración con pequeños espacios de marcas leridanas que se han sumado al proyecto. Delante del Mercat, una construcción de tres pisos realizada con contenedores de obra acogerá otras tiendas en la primera planta, a la vez que se erigirá como símbolo del proyecto.

Firmas internacionales en abril y diseñadores de la 080 en mayo
Inicialmente, las ‘pop up stores’ que se instalarán en el Mercat serán de moda. Entre las marcas que ya han confirmado su participación destacan Custo Barcelona, Pepe Jeans, Sita Murt, Textura, Loreak Mendian, New Zealand Auckland, Javier Simorra, Punto Blanco y Boxley. Una vez finalicen las ventas de la primera quincena, el mercado permanecerá cerrado la tercera semana del mes por cuestiones de logística. La última semana de abril el edificio acogerá varias actividades gastronómicas, gestionadas desde el área de Turismo del Ayuntamiento de Lleida.

Uno de los responsables de JamStores, Jordi Ribaudí, ha anunciado a la LaVanguardia.com que durante el mes de mayo el Mercat se llenará de diseñadores emergentes de la 080 Fashion Barcelona: “Es una propuesta que hemos exportado del REC de Igualada y que tiene mucho éxito, ya que el público y los autores tienen la oportunidad de encontrarse y compartir impresiones”.

Cómo llegar
El edificio del Mercat del Pla se encuentra en la parte más alta del Centro Histórico, justo a los pies de la Seu Vella. Dado el difícil acceso en coche al casco antiguo, la Paeria está habilitando un aparcamiento en el solar del Pla del Seminari, a pocas calles del mercado. Asimismo, el alcalde de Lleida recomienda usar “el estacionamiento del Turó de la Seu Vella, que se encuentra a menos de 5 minutos a pie del Mercat”. Jordi Ribaudí propone llegar a pie desde cualquiera de los aparcamientos de la ciudad para poder pasear por el barrio y conocer el entorno que da vida al Mercat: “Uno de los objetivos del proyecto es revitalizar el centro y para ello es necesario que haya tránsito, que la gente vuelva al barrio”.

La oferta comercial en la ciudad
La adjudicación de la concesión de la gestión del Mercat del Pla a JamStores topó inicialmente con las críticas de los comerciantes de la ciudad. La Federación Provincial de Empresarios del Comercio de Lleida (FECOM) anunció que emprendería acciones judiciales contra el proyecto por no responder a las bases. La Asociación de vecinos y comerciantes del Centro Histórico, en cambio, acogió la iniciativa con los brazos abiertos porque más allá del ámbito comercial, el proyecto conllevaría una dinamización del barrio. A una semana de su reapertura, el Mercat se ha ganado a empresarios y marcas leridanas, que han visto en la nueva fórmula comercial un posible polo de atracción turístico y un escaparate internacional para la ciudad. Al menos tres marcas locales se han sumado a la iniciativa y estarán presentes junto a las firmas internacionales, además de las empresas que han apostado por ofrecer servicios de restauración cerca del centro comercial.

Una de las ventajas que ofrece la plataforma a las marcas, más allá de la visibilidad que ofrecerá estar en el Mercat, es que no tendrán que pagar un alquiler fijo por el espacio que ocupen, sino un porcentaje de las ventas. Ribaudí asegura que “los primeros quince días serán clave para que las empresas de la ciudad pierdan el miedo y vean el Mercat del Pla como un complemento a la oferta existente y un posible escaparate para emprendedores y empresas locales”.

El alcalde, por su parte, recuerda que “los dos principales puntos comerciales de la ciudad -Zona Alta y Eix Comercial- estarán ahora conectados gracias al Mercat”.

El Born leridano
El Ayuntamiento de Lleida adjudicó la gestión del Mercat a JamStores no sólo por su propuesta comercial innovadora sino también porque preveía desplegar un “proyecto de barrio” en el que comercio, restauración y entidades participaran en la recuperación del Centro Histórico. La pasada semana el consistorio presentó una campaña para la recuperación económica que pone en el eje de las acciones el nuevo ‘Distrito del Mercat del Pla’.

JamStores vio en el Mercat del Pla y en el propio barrio la oportunidad de dar a Lleida un atractivo similar al del barrio del Born de Barcelona, donde “la mezcla” es el atractivo. En este sentido, Ribaudí asegura que el Mercat del Pla no son sólo ‘outlets’: “El éxito del proyecto va más allá de las ventas y esperamos revalorizar los espacios del centro, que se llenen los locales vacíos y que renazca la actividad económica en el barrio”. “Por la experiencia del REC.0 sabemos que las cosas pueden cambiar y, si el proyecto funciona, dentro de cinco años el centro se habrá revalorizado”, añade Ribaudí.

El objetivo de la Paeria a corto plazo, según Àngel Ros, “es consolidar el Mercat del Pla como un motor comercial de referencia en el área de influencia de venta de Lleida, que llega a 400.000 personas entre Lleida provincia, franja de Huesca, parte de la provincia de Barcelona hasta Igualada y parte de Tarragona, hasta Flix”. El objetivo a largo plazo pasa por la dinamización del barrio, que “está viviendo un proceso de recuperación que empezó a nivel urbanístico, siguió a nivel cultural y social, más tarde se recuperó a nivel residencial y ahora faltaba dotarlo de comercio”.
Como sostienen sus ideólogos, El Mercat del Pla es un experimento con una fórmula comercial que no se ha probado nunca. El próximo 1 de abril habrá acabado el frenesí de obras y preparativos de los días previos a la inauguración. La calle Cavallers espera, junto al emblemático edificio, que leridanos y visitantes vuelvan a pasear por los rincones olvidados del Centro Histórico.

Cecília López

Leer en LaVanguardia.com

Anuncios